Cómo empezar un jamón ibérico

Los productos ibéricos de bellota, como jamón y embutidos, ofrecen multitud de posibilidades y combinaciones para su disfrute. Podéis servirlos solos mientras os deleitáis con su excelente sabor, como entrantes de una comida, por ejemplo, en una ensalada para potenciar su sabor e incluso, combinándolos con los vinos que más os gusten. Las opciones son infinitas.16217652462_db3e0696a9_z

Pero, lo mejor para que los jamones ibéricos de bellota no pierdan ninguna de las cualidades y características que los han hecho mundialmente famosos es que conozcáis el proceso completo de una técnica básica: cómo empezar correctamente a cortar un jamón ibérico de bellota.

¿Cómo empezar un jamón ibérico de bellota?

Sin duda, se trata de un momento especial, ya que os encontráis ante uno de los mejores alimentos y de mayor calidad que existen en el mercado. En este sentido, para que no pierda sus excelentes cualidades os recomendamos seguir los siguientes pasos hasta que podáis convertiros en auténticos expertos en jamón ibérico.

Una vez iniciado el proceso, en primer lugar, os sugerimos empezar el jamón por la zona conocida como la babilla, es decir, con la pezuña del jamón mirando hacia abajo. Esta parte del jamón ibérico de bellota es la que está más curada, y que a su vez resulta menos jugosa, pero que aporta un débil pero apreciable aroma.

En muchas ocasiones habréis oído la afirmación de que cortar jamón es un arte. Y no le falta razón. Las herramientas e instrumentos específicos también juegan un papel muy importante a la hora de empezar a cortar un jamón. Es fundamental disponer de un cuchillo jamonero correctamente afilado que os permita obtener lonchas finas sin esfuerzo. Otra posibilidad es utilizar algún tipo de máquina de corte, pero no es una opción que os recomendemos, ya que con este corte se perder un porcentaje de ciertas propiedades, como el aroma o el sabor.

¿Por qué es importante cortar un jamón ibérico de manera correcta?

Los embutidos ibéricos se adaptan perfectamente a todo tipo de usos y consumos. Sin embargo, existen ciertas excepciones que debéis tener en cuenta. Por ejemplo, no es lo mismo comprar jamón para comerlo en una casa familiar, que servirlo en un negocio hostelero. Mientras que en un domicilio lo habitual es que un jamón ibérico dure más tiempo, en un negocio este periodo suele ser bastante inferior, ya que las condiciones ambientales no son las mismas, sobre todo, en cuanto a frescura y humedad de la sala.

Por último, y no menos importante, es fundamental que cuidéis el entorno en el que vais a colocar el jamón ibérico de bellota. Como comentábamos anteriormente, es un producto muy sensible a los cambios de temperatura, por lo que lo ideal es que lo conservéis en un lugar fresco y  seco, alejado de olores intensos, que esté bien ventilado y con una temperatura que ronde los 20 o 25 grados. De este modo, os aseguraréis de que la pata de jamón no perderá ninguna de sus magníficas propiedades.

Una vez que ya conocéis la breve teoría para empezar a degustar una pieza de jamón ibérico de bellota, lo más adecuado es comprobar los deliciosos productos que existen con Denominación de Origen de Guijuelo, jamón y paleta visitando Tu Jamón Directo. Una completa tienda online en la que descubriréis los mejores ibéricos, pudiendo poner en práctica todos los conocimientos adquiridos en este artículo. De este modo, podréis saborear uno de los alimentos estrella de la cocina española, dejando que vuestro paladar se enamore.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s